miércoles, 19 de agosto de 2020

Tú, llegaste para marchar...



En el momento justo llegaste a mí, paso a paso, con las alas mojadas e indefensa. Tu independencia se veía en peligro, pero no podías estar en mejores manos. El sol se ocupó del resto y tu vuelo me enamoró, más si cabe de ti. Jesús Chica te trajo a mí y mi hija Ruth, inmortalizó el momento. Gracias a l@s d@s.

lunes, 13 de julio de 2020

Marchó sin aspavientos y abrazó el mejor presente, aquel que llaman momento.


jueves, 21 de mayo de 2020

Brota y aporta a la vida una razón de premisa.




La vida brota y tú sabes cuanto me gusta beber de ella. Hoy principias un antes y un después, al sentir muy cerca el camino por andar y yo, apartaré las malas hierbas para que acomodes tus ojos al paisaje que te espera.

jueves, 12 de marzo de 2020

En disciplinada postura.


La tónica se basaba en equívoco imperfecto de un océano caótico donde hacer valer su amor. El tiempo se mostraba drástico, el final llegaba, en película trucada. 
La fábula tomaba forma y el paréntesis cerraba distancias en las páginas de un periódico célebre que vomitaba crónicas anunciadas. Ellos, en romántica postura, se mostraban ausentes de aquello que a su alrededor sucedía. La cerámica del parque fue testigo de su osadía.

Lola Fontecha